domingo, 15 de junio de 2014

Cree que está segura...



Entra en el coche, se engancha el cinturón de seguridad y arranca el motor. Quince minutos, sólo quince minutos de viaje para llegar a su hogar. Levanta una y otra vez el pie del acelerador para no llegar nunca a donde no quiere llegar. Prolonga el viaje para disfrutar de esos quince minutos. Tan sólo quince minutos.

Cierra tras de sí la puerta de la casa que hoy la habita, gira dos vueltas la llave, enciende la luz y cree que está segura allí dentro.
Se cambia de ropa. Retira sus zapatos con parsimonia, zapatos que le pesan cada día más. Deja que un pijama que lleva su olor de varios días impregnado le abrace suavemente. Su rostro se relaja cuando esos trapos tan usados la envuelven. Cree que está segura.

Abre la cama de sábanas frías y se acurruca envuelta en pensamientos deshilachados. A ratos le gusta dormir mirando al techo con las manos apoyadas en su vientre. En realidad no duerme; observa las estrellas que adornan sus noches esperando que alarguen sus puntas iluminadas y la eleven.

Entra en esa cama que parece arroparla y cree que está segura.

Al vencerle el sueño, tiene siempre un único pensamiento, volar lejos para encontrarse en el paraíso, donde las sábanas ya no sean frías y las risas pueblen las paredes y las puertas.

domingo, 8 de junio de 2014

Me asomo




Me asomo al silencio verde de tus ojos
y pido que tus labios suspiren al viento
haciendo eses que susurren besos
y entonces
despacio
muy despacio
me deslizo a gatas en tu universo más íntimo
infinito planeta de olas de aguas cálidas
lamiendo tu alma enamorada

Sueño que se funden las pupilas
verdes y azules 
azules y verdes
abro tus ventanas blandas de espuma
y me cuelo como una brisa suave
delirando en azul radiante
me ahogo en verde 
me ahogo de ti
En ese momento muero 
y te veo más clara que nunca.

Fotografía de Lubélia Cortez y Poema de Eva Trigo Cervera
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...