lunes, 22 de febrero de 2010

la importancia de las cosas...

El ser humano, ese insignificante ente en el Universo completo, grita su queja sin mirar a su lado, sin mirar más que a su ombligo, lo más cercano. Nos creemos inmortales, como si fuésemos a durar cientos de años, ciegos ante la realidad que nos circunda.

Pero me pregunto y lanzo esta reflexión al cielo: ¿por qué damos tanta importancia a las cosas? Deberíamos ser más consecuentes con eso, ver más allá de nuestros propios problemas, que a veces no lo son tanto. Qué injusto es el mundo. Nos quita el sueño una gotera en el techo y muchos no tienen techo donde cobijarse. Unos sufren porque sus hijos traen algún suspenso a casa y otros porque no verán a sus hijos crecer por falta de alimento. Nos deprimimos porque nos estresa nuestro horario laboral y una gran mayoría no disfruta de un trabajo que les mantenga la dignidad en pie. A unos les preocupa esos kilos de más en sus siluetas y a otros qué comer ese día. Muchos no se deciden por el modelo que llevarán en la próxima boda a la que están invitados y otros muchos se mueren de frío bajo cartones. Para muchos niños, gracias a la competitividad de sus progenitores, lo importante es ser el mejor de su clase en algo, para otros muchos, llevar dinero a casa.

Tendríamos que parar un minuto en nuestro quehacer diario, respirar hondo, soltar lentamente ese aliento cargado y pensar, una vez vacíos de aires de grandeza, qué es importante y qué no lo es. Analizar todas aquellas cosas a las que damos demasiada importancia y borrarlas de nuestra lista de un plumazo.

Las cosas son importanteS dependiendo de la importancia que nosotros les otorguemos. No suframos por cosas que ya no pueden ser ni por situaciones que ya se han vivido. Vivamos el presente, dando importancia a un suspiro, a una mirada, a un momento feliz, efímero, pero único. A las pequeñas cosas, como diría Serrat en su canción, deberíamos darle ese lugar importante que se merece, un rincón caliente. Dejémonos de pre-ocupaciones y ocupémonos de lo importante, el ahora, el aquí, HOY.

jueves, 18 de febrero de 2010

La Ley de Atracción: pide al Universo y éste te sorprenderá



Dicen que si pido al Universo aquello que deseo, éste me responderá concediéndome todo lo que he demandado. “Uf, o lo he pedido muy mal o el Universo está sordo”, dirán much@s, y hacen bien dudando de tal afirmación, pero es muy cierta, tanto que funciona para bien o para mal y lo creáis o no. Yo ahora estoy aprendiendo, o mejor dicho, reaprendiendo a pedir al Universo, ya que en muchos momentos de mi historia he sabido pedir de forma sincera y con convencimiento y se me fue concedido todo lo que reclamé. Por un tiempo me relajé y hubo una interrupción en las ofrendas buenas que el Universo tenía reservados para mí, eso sí, recibí en su lugar limosnas que ni un mendigo querría. Es muy clara la definición de la ley de Atracción (el famoso SECRETO):”lo semejante atrae a los semejante”. Pero no tergiverséis, habla a nivel de pensamiento y no que los flacos atraen a los flacos ni que a los que les gusta el queso les atrae personas con sus mismos gustos...No, quiere decir algo más profundo. Un pensamiento positivo hará que atraiga algo positivo a nuestras vidas y uno negativo atraerá malestar y pesadumbre. Parece fácil pero en la práctica no lo es tanto, al menos no en todos los momentos. Vamos a ver, todo pensamiento tiene una frecuencia, unas vibraciones, una energía, y todos sabemos que la energía se mueve y se transforma y es capaz de cambiar el curso de nuestras vidas. Hagámosle caso, por tanto. El gran problema es que casi todos pensamos en lo que no queremos y no en lo que queremos, y esa opción está planteada siempre en forma negativa, con lo cual atraeremos eso que no queremos...es pura matemática. Ejemplos: “No quiero esta relación, no me compensa, no quiero estar con esta persona, no me hace feliz”...” este trabajo es una mierda, odio a mi jefe, no quiero estar en este trabajo”...estas afirmaciones repetidas a diario traen consigo una ruptura sentimenta, la pérdida de un puesto de trabajo o estar amargado en ambos casos. ¿Está claro, verdad?. Pero aquí también el Universo te está respondiendo. Lo correcto para que esa relación sentimental siguiera existiendo o nuestro puesto de trabajo no nos atormentase, habría sido pensar y decirse a diario: “Quiero esta relación, me compensa mucho, quiero estar con esta persona para siempre, me hace feliz”...”Este trabajo es maravilloso, tengo suerte de tener este trabajo”. Todas estas afirmaciones hacen que la frecuencia, la vibración, se expanda y vuelva a ti de forma placentera y positiva o de forma angustiosa y molesta. Es decir que si activamos un pensamiento, sea de lo que queremos o de lo que no queremos, la ley de atracción está alineando esas cosas para mí, ya sean malas o buenas...es así de simple y así de complicado, y para nuestra desgracia, en la mayoría de los momentos nuestros pensamientos se centran en lo que no queremos. Pensar en positivo para que la Ley funcione para bien es relativamente fácil. Es un proceso creativo y como seres creativos, os invito, y me invito a mí misma, a practicarlo a diario. Hay tres pasos importantes en este proceso (me agarro a la teoría, que me sé muy bien): 1º.-PEDIR Esto está genial, ¿verdad?, y no hay que utilizar palabras, por lo visto el Universo entiende nuestros pensamientos, aunque yo soy más básica y le pongo palabras a mi demanda,lo escribo en un cuaderno y no voy a plasmar aquí, faltaría más. Podemos escribir en un papel aquello que deseamos tener o simplemente aquel estado que queremos mantener, felicidad plena, bienestar, relajación, mucha salud, mucha paz en nuestros corazones, buena compañía, trabajo, éxitos, una buena pareja para siempre, dinero, premios...sin pasarse y siendo realistas y consecuentes, claro. Muchos dirán que piden a diario y no logran aquello que desean, pero... tal vez estén pidiendo mal. El error lo solemos cometer en el paso siguiente, para mí el más importante y más difícil al mismo tiempo. 2º.- LA RESPUESTA En todos los casos el Universo va a respondernos. ¿Recordáis el cuento de Aladino?...El video The secret lo pone como ejemplo claro de lo que ocurre con esta Ley Universal. “Tus deseos son órdenes”, dice el Genio. El Universo hace lo mismo (esto es maravilloso cuando funciona con algo positivo). Lo malo, y aquí está el error del que hablaba arriba, es que muchos de nosotros no nos permitimos QUERER lo que de verdad queremos, porque no sabemos o dudamos que se nos pueda presentar algo tan bueno. Algunos incluso creemos que no nos lo merecemos, porque es demasiado ostentoso quizás, y es que somos pobres hasta para pedir (al Universo, en este caso). Aquí entran en juego la confianza en nosotros mismos, nuestra autoestima y muchas otras cosas que gracias a los convencionalismos y las falsas modestias, implantadas por la educación tradicional, hacen que seamos humildes a la hora de pedir cosas abiertamente, soñar despiertos, qué tontos somos los humanos. Luchemos contra eso y pidamos por nuestras boquitas, gritemos al viento todo aquello que deseamos tener, después sorprendámonos. Y no nos quebremos la cabeza pensando cómo se nos concederá, eso es cosa del Universo, así que dejemos que éste trabaje. 3º.-RECIBIR Por lo visto aquí hay que ponerse en sintonía o en consonancia con lo que estamos pidiendo, y no quiero decir que seamos realistas, que también, sino que cuando estemos pidiendo tenemos que sentir que eso que demandamos lo estamos recibiendo ya, es decir, nos alegramos, nos entusiasmamos y hasta llegamos a visualizarnos celebrando nuestros éxitos antes de que estos se hagan efectivos. Agradezcamos al infinito que nos sean concedidos esos triunfos, como si ya fuera un hecho. Pues esto es todo por hoy, ahora nos toca trabajo individual. Nos vamos a concentrar en aquellas cosas que deseamos obtener en nuestras vidas, derramando toda la pasión que podamos al hacerlo, esto hará que ocurran las cosas con más rapidez. Dejemos que el Universo haga su bonita labor, porque es pura energía, porque somos energía y fluimos con el universo como parte de él, así que tengamos esto en cuenta a la hora de soñar y pedir, y disfrutemos de todo lo que nos ofrezca, agradeciendo cada momento de VIDA que nos da.

lunes, 8 de febrero de 2010

QUERERME MUCHO ME TRAERÁ FELICIDAD.

¿¿Por qué me quiero tanto??...

Porque soy la persona más importante en mi vida. Ésa es la respuesta que mejor puede resumir actualmente las razones de por qué me quiero tanto.

La experiencia me ha gritado en la cara que tengo que ser FELIZ... y yo, que soy muy obediente, siempre que se trate de algo grato y eso de estar radiante era algo muy sugerente, he acatado la orden a ciegas.

Instruirse en el maravilloso arte de quererse a un@ mism@ es algo que siempre he perseguido, aunque a veces, por circunstancias ajenas a mí en muchas ocasiones, no me lo he permitido a mí misma. No quiero decir con esto que a partir de ahora no vaya a ser crítica con cualquier eventualidad sufrida en mi día a día. Eso no ocurrirá, ya que pienso que ser crítica con nosotr@s mism@s no es incompatible con la felicidad (casi) plena.

No sé por dónde comenzar, pero diré antes que alguien pueda creer que esto lo saqué de alguno de los libros que hablan de autoestima, que sí, que me apoyo en lo que dicen muchos sobre este tema y lo hago mío, porque es así como me siento ahora. Me he sorprendido a mí misma identificándome con cada una de las premisas necesarias para tener una buena y alta autoestima, así que la suerte está de mi lado. Además tengo cosas importantes que decir y gritar al Universo... y no puedo callarlas, me explotan en el pecho.

1º.- Últimamente veo todo lo bueno que tengo en mi vida y me recreo en ello como haría una niña con un helado en un domingo de primavera. No sabéis qué “subidón” me da sentir que no me falta casi nada en esta vida, que lo tengo todo para ser feliz y que NO DEBO desperdiciar ni un momento para crecer y aprender cosas nuevas.

2º.- Me centro mucho ahora en recordar los logros alcanzados en los últimos años, y no han sido pocos. Eso hará que me esfuerce más aún para alcanzar mayores y mejores éxitos en el futuro. Estoy en ello, con todo mi pensamiento y por supuesto con todas mis obras.

3º.- No me voy a medir nunca con nadie, porque yo soy tan IMPORTANTE y puedo REALIZAR tantas cosas, que compararme con otros sería absurdo y una pérdida de tiempo. Algunas cosas las puedo hacer mejor que mucha gente, otras mucho peor, pero estas últimas no me interesan, porque si otros las hacen mejor que yo, seré humilde, como siempre he sido, y pediré ayuda, que eso engrandece al ser humano, ¿¿o no??... Me centraré en lo que verdaderamente sé hacer bien y así mis frustraciones serán cada vez menores.

4º.- Voy a confiar en mí, porque confiar en mí me proporcionará la fuerza necesaria para seguir adelante siempre. Esto es una teoría muy deseada, y como no quiero que sea sólo eso, una teoría... y la intención es lo que cuenta en todo este negocio que es la vida, yo me voy a repetir hasta la saciedad QUE PUEDO HACERLO y que puedo fiarme de mí misma. Porque, amig@s, no creo que pueda traicionarme, ya sabéis, ahora me quiero demasiado, así que, qué mejor que yo para depositar toda la confianza en mis posibilidades.

5.- Me voy a aceptar tal como soy, con mis defectos, que son muchos y que ahora intento limar con todo el cariño que puedo. Mimo también mis cualidades, para que se motiven y sigan dándome sus frutos, que espero siempre con ansia. Si cometo errores los asumiré y aprenderé de ellos, que para eso estamos en este mundo, y no me flagelaré más por meteduras de pata que ya no se pueden solventar. Eso sí, desde aquí pido perdón humildemente a tod@s los que, sin mala intención por supuesto, alguna vez han sufrido por mis pasos en falso.

6.- Mi felicidad y quererme como me quiero, y este punto es el más importante de esta entrada, NO VA A DEPENDER DE OTR@S. No me siento con la capacidad de responsabilizar a nadie de mi propia felicidad, puesto que es algo que me tengo que ganar yo solita. Eso sí, y lo estoy experimentando, cuando te quieres, cuando te llegas a enamorar de ti mism@, entonces, y sólo entonces, estás preparad@ para amar a otr@s y es cuando aparecen por todos los rincones personas que buscan estar contigo. Es lo más gratificante de quererse mucho, porque al fin y al cabo somos animales sociables y por mucho que nos queramos, siempre necesitamos compañía, si es buena, mejor que mejor.

7.- Me dedicaré el tiempo que dedicaría a alguien que amo mucho, es decir, todo el tiempo del mundo, y me mimaré con la dulzura y la ternura de una madre.

8.- Seguiré desenvolviéndome en mi vida con SENTIDO DEL HUMOR, como siempre he intentado hacer, porque una sonrisa en mi rostro atrae más que una mala cara, lo sé por experiencia. Me resulta curioso que algunas personas de mi entorno piensen que soy negativa. Supongo que la razón está en mi sentido crítico, que a veces se agudiza en exceso y me trae quebraderos de cabeza. Eso les confunde, claro que...me conocen poco... y si no, pregunten a los que más cerca han estado de mi corazón y se sorprenderán.

Con esta entrada deseo exponer al mundo que sólo seré FELIZ cuando yo me lo proponga. AHORA es el momento, mi PRESENTE... que viviré sin dejar de mirar de soslayo al pasado, como siempre he hecho, pero esta vez sin MIEDOS y con la frente muy alta para no perder de vista al futuro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...