martes, 27 de abril de 2010

El rencor y el perdón...

Hace semanas que siento la imperiosa necesidad de hablar sobre el rencor y de lo que supuso para mí encerrarlo en lo más profundo de las tripas en un momento dado. El rencor es el veneno de la discordia interna, el desaliento más cruel que nos puede atacar, el cáncer universal, un verdugo silencioso que a veces nos explota en el alma en forma de rabia y odio.

En mi historia vital he tenido ese sentimiento violento en mi corazón, quiero confesar que por poco tiempo, porque no he dejado que me aplastase ni me comiese terreno. Lo desterré con ayuda del perdón, la cura más milagrosa de cuantas existen. No me vale la frase tan manida “yo perdono, pero no olvido”, porque se me antoja inapropiada para corazones blancos y para los no tan blancos que desean limpiar de sus vidas todas las cenizas añejas que llevan dentro.

La rabia es dañina, se te mete en las entrañas y te araña con uñas afiladas el mismísimo presente, recordándote que aún debes limarlas, cuidarlas para que vuelvan a acariciar. Por eso desde aquí yo destierro todo rencor que pueda haber guardado dentro de mí, descarto para siempre con un perdón sincero todo dolor que haya podido dirigir a otros.

Cuando perdonamos saldamos deudas, en ocasiones hasta ancestrales, porque la rabia y los resentimientos a veces son de vidas pasadas, de trazos de nuestra personalidad cuyo origen pudo ser un trauma, un momento trágico, que aparece cuando menos te lo esperas y da la cara más negra, la imagen más repulsiva que tenemos. Cuando siento que se acerca esa furia, a pasitos cortos pero con la predisposición de un asesino a sueldo... me preparo, respiro hondo, me acomodo y con los ojos cerrados para concentrar toda mi energía, entre sentimientos limpios e inocentes, los propios de una niña sin malas experiencias, me dispongo a enviar todo mi amor hacia ese pensamiento que me atormenta en esos instantes. Todo el amor que llevo dentro sale entonces hacia el exterior, protegiéndome de la tortura que provoca el resentimiento. Visualizo los rostros de las personas que me provocaron tal sensación y a las que en absoluto hago responsables de mi condena pasajera, porque siento que nadie es culpable de cómo yo pueda estar, sólo yo con mis elecciones y mis acciones soy el gestor de mi vida. Lo más fácil sería cargar a otros con mi culpa, a mis padres y mi pasado vivido con ellos, a las personas que un día compartieron etapas de mi vida, a mis amigos, etc... No quiero lavarme las manos porque no las tengo sucias y porque sería el acto más cobarde. Quiero perdonar y dejar zanjada la deuda. Quiero dar un beso en la frente a todos los que hicieron sentir que mi corazón escocía con dolor viejo. Quiero regalar una sonrisa a todos los que sin sentirlo me hicieron daño.

lunes, 19 de abril de 2010

¿Quién soy?...


¿Quién soy?...La pregunta que más me he repetido durante toda mi vida.

Desde que tengo uso de razón y hasta creo que antes de tenerlo presuponía que cuando mi cuerpo físico dejase de funcionar y me abandonase YO volvería a encarnarme en otro cuerpo y en otra familia. Me imaginaba incluso viviendo en otro hogar de la vecindad y encontrándome con mis hermanos de la otra vida, con mis otros padres incluso.

Tuve otros perfiles, otros cuerpos, llegué a donde estoy ahora con esta imagen y volveré de nuevo las veces que hagan falta quién sabe con qué cuerpo o género. Ya me gustaría no tener que hacerlo, eso sería la señal de que el círculo se completa, pero sé que no es así, que me tocará volver para consumar mi programación, para aprender cosas y terminar proyectos.

Esta ventana abierta me sirve ahora para expresarme como conciencia, para ubicarme de una vez por todas y gritar al mundo que cuando este PRESENTE se termine vendrán otros y que mientras vivamos el aquí y el ahora deberemos aprovechar cada instante, cada soplo de vida que nos han regalado buscando lo que somos, investigando en nuestras tripas y buceando cada pensamiento que tengamos, buenos y malos, para ver nuestro trasfondo, nuestras puertas falsas, nuestros túneles infinitos.

lunes, 12 de abril de 2010

LO INEVITABLE.... Poema de Juan Cervera

Lo inevitable, amor,

nos unirá en el polvo.

Oigo te digo, oímos

el silbido del viento.

Llama a mi puerta,

llama aunque sea a deshora.

Tú y yo, mi luz, sabemos

de la dulce dulzura de las sombras.

Sabemos que la vida es un candil

y sabemos que el tiempo

apenas si es un soplo.

Que nadie nos pregunte

por qué ladran los perros.

Que nadie nos pregunte,

Porque ni tú ni yo

tenemos la respuesta.

Lo inevitable, sí, lo inevitable

es la fuerza invisible

que nos mantiene vivos

y el secreto poder que nos conduce

hacia la libertad suprema de la muerte.

JUAN CERVERA SANCHIS

México D. F., 8 abril 2010

domingo, 11 de abril de 2010

Pareja evolutiva...lo ideal para evolucionar junt@s

Para escribir este texto me he basado en una entrevista a Wagner Alegretti y Nanci Trivellato, profesor y profesora de la IAC y pareja evolutiva desde hace muchísimos años. Este tema siempre me ha interesado mucho.  Ofrecen un curso sobre el tema bastante interesante.
Pareja Evolutiva es un concepto acuñado por la Concienciología, o ciencia que estudia la CONCIENCIA, eso que somos realmente, que en algunos ámbitos llaman “alma” y en otros “espíritu” y que es la esencia de nuestro ser, lo que realmente somos.

Las personas andamos como locas por encontrar a alguien con la que vivir nuestras vidas de forma plena, pero muchas veces nos conformamos con rebuscar un relleno para la soledad y pasamos de un fracaso sentimental a otro sin cuestionarnos nada. La paciencia y el trabajo personal de cada cual harán que después de escudriñar en nuestras tripas, aceptar muchas de las cosas que somos y limar los flecos que nos desagradan de nosotras mismas, nos aborden seres humanos que realmente se correspondan con lo que siempre hemos deseado. Ser pareja evolutiva es nada más y nada menos que un grupo de personas ( casi siempre dos, aunque podrían ser tres, o cuatro... ) que comparten sus vidas y que tienen una visión similar de la misma, objetivos, ideas, emociones y por supuesto energías comunes, mucha afinidad en un tanto por cierto elevado, siempre con sus particularidades e individualidades, que se desarrollarán para que la pareja evolucione mejor. La tendencia a evolucionar en pareja es lo más importante en este caso. Uno de los objetivos primordiales de la pareja evolutiva es emplear energía para que ambas partes crezcan y ayudar a que otras personas también lo hagan, es decir la ASISTENCIA. Desde que tengo uso de razón (evolutiva), y esto no hace mucho tiempo, unos cuantos años atrás, he observado que en mi programación existencial hay una meta primera que es la asistencia a otras personas, a través de mi trabajo y fuera de él. A veces, por circunstancias, me he alejado de ella, pero ahora vuelvo a tiempo y con fuerza para continuar mi programa. Asistencia sutil, pero asistencia. Y no me refiero a la ayuda material o aparentemente generosa del que da para recibir algo. No, hablo de la asistencia que casi no se ve, la que se ofrece sin pedir nada a cambio, sólo la recompensa del placer recibido en silencio, porque todo se retribuye, todo, lo bueno y lo malo. La evolución en pareja por tanto puede ser posible. Dos personas que viven juntas y que destilan amor puro y lo dirigen hacia ellas mismas primero y hacia las que le rodean seguidamente es algo que debemos perseguir en nuestras vidas. Pero no podemos confundir este término con el clásico “alma gemela”, porque este término concibe a la pareja como una única conciencia ( una fusión)  que se rompió en un momento dado y que sólo encontrará la felicidad si se vuelven a encontrar... pero no, la conciencia no se puede dividir, por tanto, las personas que buscan su alma gemela pueden llegar al naufragio una y otra vez ya que buscan con ahínco la perfección, el complemento a sus vidas y eso es difícil, por no decir imposible.

La esencia de la pareja evolutiva es algo mucho más inquebrantable y difícil de comprender que todo eso. Lo que subyace de todo lo que hasta ahora he dicho es quizá la verdadera esencia de la definición de pareja evolutiva: dos conciencias que probablemente ya fueron cómplices en otras vidas, compañeras en otra época de la historia, lo que hace que los lazos indestructibles que los unen sean más armoniosos y potentes. Por esa razón, por las vidas que ya se han vivido juntas, también el amor mutuo que sienten suele ser reconocido desde el primer encuentro, inexplicablemente familiar. Cuantas más vidas hayan vivido juntas unas conciencias, más armonía y aproximación desarrollarán en la presente vida.

Quiero terminar copiando unas palabras de Warner Allegretti. Él hace una comparación entre la pareja y una organización o negocio. Dice: “La pareja evolutiva se entiende como si fuese una sociedad entre dos personas, cuyos fines son AFECTIVOS Y EVOLUTIVOS. Si la sociedad vale la pena, o sea, si es más de 50% positiva para las dos personas, se continúa, pero si está dando pérdidas, entonces tal vez lo mejor sería evaluar esta sociedad”... 
Encontrar a tu socia ideal es de las peores cosas que te pueden ocurrir en esta vida.. aunque la socia ideal sea sin duda una misma.

lunes, 5 de abril de 2010

Borges me acercó a tu alma...


¿ Miedo?...¿Por qué?... Yo quiero vivir, vivirlo, vivirte sin sobresaltos, sin pudor, sin huídas por caminos fantasmas. Daré la cara a la vida por fin. Quiero explotar de dicha y lanzar al viento, con la libertad que me da amar sin títulos, mi pequeño regalo. Bésame el corazón cada mañana, entrelázate a mis manos cada luna y cuida de este músculo que vuelve a latir con fuerza por tu alma.
EL AMENAZADO
Es el amor. Tendré que ocultarme o que huir.
Crecen los muros de la cárcel, como en un sueño atroz.
La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de la letras, la
vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el áspero
norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena amistad,
las galerías de la Biblioteca, las cosas comunes, los hábitos, el
joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la
noche intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se levanta a
la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por las
ventanas, pero la sombra no ha traído la paz.
Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y
la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo. Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles. Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar. Ya los ejércitos me cercan, las hordas. (Esta habitación es irreal; ella no la ha visto). El nombre de una mujer me delata. Me duele una mujer en todo el cuerpo.


Jorge Luis Borges.
"El oro de los tigres", pag. 39
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...