lunes, 23 de julio de 2007

Para los incrédulos...


Voy a inaugurar este blog con un texto que me impactó mucho y que dedico fervientemente a los incrédulos,a aquellas personas que sólo creen lo que ven, con la imposibilidad de admitir que exista algo más que lo que pueden lograr percibir sus sentidos físicos. A ellos dedico este texto, para permitirles que abran bien los ojos y observen más allá de los sentidos conocidos.



Hace quinientos años, un puñado de valerosos exploradores atravesó el océano en busca de un nuevo continente, una tierra misteriosa, oculta por un mar sin explorar del que no existía mapa alguno. Muchos consideraron estos viajes como una pérdida de tiempo y de recursos. De hecho, la civilización moderna se había desarrollado durante siglos sin este tipo de exploración.
Contra todo pronóstico, este grupo de exploradores se arriesgó a proseguir, impulsados hacia lo desconocido por un ardiente deseo de descubrimiento. Abandonaron la comodidad de sus hogares para embarcarse en un viaje allende los horizontes conocidos. Afrontando sus temores y sus dudas, así como los de la sociedad, se mantuvieron firmes en su propósito, hasta que finalmente lograron su meta, su descubrimiento.
En la actualidad estamos ante el mismo tipo de exploración: tenemos un océano de energía sin explorar en espera de ser conquistado por quienes posean la visión y el valor suficientes para ir más allá de los límites de sus horizontes físicos. Como en el pasado, la visión del explorador debe traspasar la frontera física. Igual que en el pasado, el explorador debe poseer el impulso y la decisión de viajar allende los límites conocidos por la sociedad y por la ciencia. Debe viajar solo, lejos de las masas que se aferran a la firme seguridad de la tierra firme.
Igual que en el pasado, una sola razón impulsa a los exploradores: la necesidad de descubrir por sí mismos, porque aceptar algo que no sea un conocimiento de primera mano sería rendirse a las ideas y a las suposiciones de quienes sólo conocen la tierra sólida.
En este momento, cada uno de nosotros tiene la oportunidad de ir más allá de las fronteras de lo físico y de convertirse en explorador.
Todos podemos compartir esta fantástica aventura.

William Buhlman (aventuras fuera del cuerpo)



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estás en un error. Colón no quiso descubrir un nuevo mundo, buscaba una ruta más corta para traer las especias que ya se transportaban desde Asia. Por carambola apareció en un continente que se le cruzó en el camino. Pura casualidad afortunadamente.
Iván

Anónimo dijo...

Por aqui tenia que haber empezado, él haber leido tu primera entrada. Es que.... soy asi de cabezota, que se le va hacer.

Me alegra que tu primera entrada no quedara abandonada como hace el resto de los humanos. Tu perseverancia, tu talento, tu calidad y tu humanidad ha hecho posible que numerosas personas, se "paseen" en tu rincon buscando no solo un cobijo intelectual, sino allanar respuestas ante aspectos interrogantes.

Gracias por haber dejado las puertas de tu casa (o alma, como queramos decir) abiertas de par en par.

Un fuerte abrazo.

Zaen

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...