viernes, 20 de marzo de 2009

Mi presente, presente...


Debo sentirme afortunada... y por ello dar las gracias por mi presente.
Repito como en otras ocasiones que la casualidad no existe y que en nuestras vidas se movilizan ciertas situaciones para ofrecernos un nuevo presente. En mi caso la transición está siendo dura, muy dura, pero ya puedo ver el final del túnel, poco a poco lograré entender el porqué de ciertos acontecimientos y hasta alcanzaré a explicarme las causas por las que tuvieron que ocurrir de esa forma, tan bruscamentey con tanto dolor. Ahora ayudo a que mi presente, éste que me brinda la vida, aflore con más fuerza.
Me ha costado, tengo que reconocerlo, pero he comprendido que debo vivir este presente que ahora me ofrecen como si mañana mismo se terminase, con la pasión que le pongo a todos los sucesos vividos, sin desperdiciar el tiempo en llantos, sin mirar atrás.
El futuro, quién sabe lo que nos deparará, nadie lo sabe, aunque desee con mucha fuerza y pasión ser feliz y que todas las cosas que se rompieron en mi vida pasada se reconstruyan y recompongan. Ése es mi deseo, porque de lo contrario mi vida no estaría completa.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

No lo puedes evitar. Quieres con tus escritos disimular y esquivar ese trance amargo, ya pasado, que solo por momentos consigues eludir, pero a la larga te resulta como una pesada losa. ¿Verdad Eva?
Iván

Anónimo dijo...

Yo creo que en el fondo sigues enamorada de aquella persona que te dejó... se puede palpar en cada frase de tus entradas. Se nota que fue el amor de tu vida y eso no se puede superar fácilmente. ¿sabes una cosa?... A mí me encantaría que tú y esa persona tan querida y amada volviéseis a estar juntas para siempre, porque ése parece ser tu deseo, pero ahora parece que a ella le toca vivir otra cosa y tú tienes que aprender mucho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...