miércoles, 15 de abril de 2009

No me iré aún, pero simplemente no quiero estar aquí


Que haya o no algo después de la muerte en realidad ahora mismo me da igual, lo único que siento es que esta vida es un fracaso total como invento, por eso la mejor opción es no vivirla, escapar de alguna forma. Muchas son las maneras de hacerlo, vivir como un zombi , pasear tu cuerpo físico, cuidarlo para poder pasearlo, de vez en cuando dar placer a ese cuerpo, sonreír, llorar, comer, dormir, observar cómo transcurre todo a tu alrededor y por supuesto mirarse muy dentro y más allá de todo esto.
Nadie, al menos yo, se ampara y consuela en que haya algo mejor después de esta vida, supongo que lo harán los que tienen una fe religiosa y obsesiva, pero yo me confieso no practicante de ninguna religión existente, así que no es un consuelo, lo que pienso es que al menos en esa otra situación no habrá dolor. Hay miles de personas que relatan su vuelta a la vida tras un largo período en coma...eso no me lo puede rebatir nadie...
¿¿¿¿No pensáis que una persona, en sus últimos meses de vida y tras una larga enfermedad cruel y letal, no dejará de sufrir cuando deja de respirar????...Pues las enfermedades del alma son igual o más dolorosas que las físicas, sé de qué hablo, lo que ocurre es que en esta sociedad están bien vistas y aceptadas las enfermedades del cuerpo y en la mayoría de los casos la gente es reticente a creer que si no hay dolor físico lo que se siente es una farsa, un invento del que lo siente, una tontería pasajera que se irá con el tiempo sin más. Y estáis muy equivocados, creedme, aunque no se precise quimio ni medicamentos mágicos, las enfermedades del alma, ésas que tachan de simplezas y bobadas muchos seres humanos porque “no se ven”, también existen y mata poco a poco en vida. Las personas que la sufren también necesitan descansar de ellas y muchos sienten el deseo de acabar con todo igual que el enfermo terminal lo siente.
Cuando sentimos que ya nada nos ata a la vida, quizás sea porque tal vez hayas estado viviendo una obra de teatro preciosa durante muchos años y por sorpresa, sin venir a cuento, toda tu vida se ha desmoronado como un castillo de arena; por eso siento que no vale la pena tanto esfuerzo para reconstruir nada en esta vida, sólo la inercia te hará seguir adelante.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La autanasia debería ser legal también (en algunos paises lo es)para las enfermedades del alma.
Saludos

Anónimo dijo...

Las enfermedades del alma se pueden curar, a veces recurriendo a ayuda especializada, sí, pero se superan. Lamentablemente no es así con ciertas enfermedades físicas, por eso tiene sentido la eutanasia. Lo de la autanasia queda muy literario, pero lo tomo así, como mera literatura.

Anónimo dijo...

Las enfermedades del alma no se curan, pueden esmascararse... y si no se curan se vuelven crónicas, porque el único alivio con el que podría solucionarse quizás esté bastante lejos de la persona enferma, con lo cual durará para siempre el dolor incrustado en el alma, casi como un tumor.
Lo malo de las enfermedades del alma es que suelen derivar en enfermedades físicas como el cáncer o vete tú a saber qué...Entonces, ¿qué me decís?...¿seguid pensando que la autanasia no es lo mejor para estos casos?...yo sí lo pienso...
Saludos.

Orleans dijo...

No puedo añadir nada más...es tanto lo que llego a entender ese dolor, esa desidia, esa inercia negativa..que sólo puedo enviarte un abrazo gigantesco y decirte que esto sigue...y que a lo mejor mañana, o pasado..haya algo que nos ate aquí por muchos años sin que nos pesen tanto.

Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...