martes, 19 de mayo de 2009

Mario Benedetti no ha muerto...


Parece que todos los buenos se nos van, y esta vez le ha tocado a Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia, más conocido como Mario Benedetti. Fue un escritor y poeta uruguayo integrante de la Generación del 45. Bastante prolífica su producción literaria y utilizada en muchas ocasiones como letras de canciones sus poemas. nació en Montevideo un 14 de septiembre de 1920. Yo cumplo los años el 15 del mismo mes, así que con seguridad puedo decir que este hombre era un hombre sensible y honesto, y no es modestia.
Descubrí a este singular poeta de la mano de cantautores como pablo Milanés o Serrat, que me abrieron las puertas a la poesía sensible, sencilla y cercana de este escritor. Me acercó al poeta, pero también al narrador de cuentos. Imposible de clasificar como escritor, fácil calificar como humano, hombre comunicador y comprometido que se exilia por bastantes años por defender sus principios firmes.
Con un poema utilizado para la letra de una de las canciones más emblemáticas de Pablo Milanés, el maestro, y otro elegido por mí por ser uno de los pemas que me envolvieron en un momento de soledad infinita, rindo mi particular homenaje al escritor "comunicante".

YO NO TE PIDO

Yo no te pido que me bajes
una estrella azul
sólo te pido que mi espacio
llenes con tu luz.
Yo no te pido que me firmes
diez papeles grises para amar
sólo te pido que tu quieras
las palomas que suelo mirar.

De lo pasado no lo voy a negar
el futuro algún día llegará
y del presente
que le importa a la gente
si es que siempre van a hablar.

Sigue llenando este minuto
de razones para respirar
no me complazcas no te niegues
no hables por hablar.

Yo no te pido que me bajes
una estrella azul
sólo te pido que m mi espacio
llenes con tu luz.
(Mario Benedetti)

ROSTRO DE VOS
Tengo una soledad
tan concurrida
tan llena de nostalgias
y de rostros de vos
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón.

Tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto
y por sabores.

Sin temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos.

Estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna
maldición.

Mis huéspedes concurren
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor
yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos.

Pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan su hambre
miran y miran
y apagan mi jornada.

Las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada.

Ya mi rostro de voz
cierra los ojos
y es una soledad
tan desolada.
(Mario Benedetti)








No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...