sábado, 19 de septiembre de 2009

El otoño y yo...

El otoño se adelanta, nos acosa antes de tiempo en el comienzo de este nuevo curso escolar (tengo la manía de contar mis años por cursos) y la vuelta al trabajo y la tensión que ello supone no arreglan nada. Odio esta estación, a pesar de sus bonitos colores, ocres y amarillos, que por otro lado no me lo parecen tanto. Son colores tristes, fríos, apagados. Cuando contemplo un paisaje otoñal, siento que alguien llora dentro de esa imagen, los colores se derraman como lágrimas y el viento imita al suspiro más amargo. Siempre he detestado el otoño… y la falta de luz, el frío colándose en mis huesos y la locura de no saber bien qué ropa colocarme cada mañana hacen que la melancolía y las sombras adornen estos meses de mi vida… Y nunca lo he podido evitar, menos aún ahora.

Dicen que el otoño es época de transición, sin duda es el puente entre el placentero verano, lleno de luz y colores cálidos y el crudo invierno que obliga al encierro. Pero curiosamente detesto más la estación otoñal que la invernal, ya que tras los meses de invierno siempre se avecina el buen tiempo de la ansiada primavera, pero mientras estoy viviendo el otoño, veo muy, muy lejos ese agradable estado de bienestar que se disfruta con el calor primaveral. Sin duda esta apreciación es muy subjetiva, ya que cada persona tiene una forma diferente de sentir y ver la vida y sé que muchos discreparán de esto que digo; aunque también sé que muchos otros lo aceptarán como algo propio.

Temo al frío, que penetra irreverente en mis frágiles huesos y me hace sentir hielo en mis pechos, hombros y pies. He leído en un texto sobre el otoño, que los individuos que representamos esta estación somos buenas personas, distraídos, amables y algo gruñones, como para no serlo cuando se te congelan hasta las ideas.

Acierta cuando afirma que necesitamos acostarnos temprano, debido a que estamos obligados a descansar mucho, ya que sentimos una fatiga física que nos sume en un rico estado de letargo permanente, aunque llevo 2 años sin dormir lo suficiente, tal vez porque esté en período de transformación, de lagarto dormilón a mosca quisquillosa y exaltada, así me va. Es más, en estos momentos desearía poder hibernar, dormir y no despertar hasta que los primeros rayos de sol calientes comiencen a caer sobre esta parte del planeta.

Sólo espero que los cambios que se avecinan me sean favorables, ése es mi deseo… y que todo transcurra con normalidad, como los días, los años, las estaciones de mi vida.

14 comentarios:

Iván dijo...

Nací en epoca otoñal y no necesito, como apuntas, acostarme temprano. Al contrario, si no he de madrugar prefiero acostarme entre la 1 ó las 2.
En cambio, te asiste la razón con el problema de no saber que ropa ponerte y tienes que asomarte, de buena mañana, para ver el tiempo que hace.
Por otra parte parte el otoño es para melancólicos y poetas.

etcetera dijo...

Nací en septiembre, no nací en otoño. No he querido decir que todos los que tengan esas características hayan nacido en otoño, creo que no lo has entendido...Mi entrada dice, que no yo, sino "un texto que leí", que hay tipos de personas que representan el otoño...y bueno, hay cosas en las que acierta y otras en que no.
En fin...
Saludos

Iván dijo...

Bueno, disculpa. Suelo leer de corrido y son las consecuencias de meter la pata muy a menudo.
En cambio el chiste de Lara por mucho que lo releo, no lo acabo de entender. Lo he contado tal cual y todos se quedan como yo, en blanco. Va en serio. Me lo puedes explicar.

ralladuradelimón dijo...

Me identifico con algunos aspectos que describes sobre el otoño, principalmente porque también suelo sentirme melancólica. Creo que llevas en un estado otoñal demasiados meses, veranos y primaveras incluídos. Ojalá te salga pronto el sol. Los cambios que se avecinan debes dirigirlos tú, sólo tú.
L.T.

etcetera dijo...

lo de LARA NO ES UN CHISTE, ES ALGO VERÍDICO, UNA CONVERSACIÓN QUE ELLA ESCUCHÓ. sI LO MIRAS COMO UN CHISTE NO HACE GRACIA, PERO SI IMAGINAS LA ESCENA REAL, A MÍ AL MENOS ME DA RISA...JEJEJEJE.
COLACADOS, BILBADO, JERSELES, COCHES GLISES, ETC...SON METEDURAS DE PATA DE PERSONAS QUE SE QUIEREN HACER "LOS FISNOS" HABLANDO ...ESA ES LA EXPLICACIÓN...NO HAY MÁS.

etcetera dijo...

Cierto es lo que dices sobre meses en estado OTOÑAL, pero este otoño será especial, porque deseo y siento que será bueno, con cambios buenos, mucha creación literaria y otros planes que se avecinan favorables, todo se andará... Lo de la influencia del otoño y la melancolía es inevitable en mí, pero se pasa pronto, vamos que ya se divisa el invierno...jejeje...
Y sí, marcaré yo el camino a seguir, a eso estoy dispuesta.eso está hecho.
Besos
Eva

Iván dijo...

Muya bien explicado Eva. Aclarado. No son chistes, son golpes graciosos de la vida real. Visto así, para troncharse.

Anónimo dijo...

Ese "tal-Iván" que te hace esas críticas tan irónicas y tan tronchantes...¿quién coño es?...En fin...
J.C.M.

ralladuradelimón dijo...

jajaja. Acabo de leer todos los comentarios, me recuerdan a los diálogos para besugos que aparecían al final de no sé qué revista. Jajaja, qué bueno!!
L.T.

etcetera dijo...

jajajajaj....verdadddddd, Lara...es de locos.
Y desde aquí pido encarecidamente a los conocidos y amigos que me leen, que me consta, que escriban algún comentario...que ya está bien, no???jejejeje...

Iván dijo...

Para anónimo JCM: Ese talibán no es tal coño, si acaso será la coña que se gasta en esta vida para disimular un poco este mundo tan complicado en que nos movemos y darle algun sonrisa al cuerpo. Por otra parte muchas gracias por tu comentario. Es todo un halago.

Anónimo dijo...

Vaya vaya Eva, hay que ver cómo se implican los seguidores de tu blog...y qué tonitos irónicos. Es muy divertido, y también enriquecedor, por supuesto.
saluditos

zaen dijo...

Preciosa entrada. Es un excelente tema. Has hecho de una simple estación un texto donde se mezcla las virtudes temporales, emocionales y fisicas, aunque yo adoro el otoño,.... es mi estación favorita ;)

¡¡¡¡Bravo por ti!!!

Anónimo dijo...

Vaya, pensaba que iba a ser la única que le encantaba el otoño, coincido con Zaen al afirmar que el otoño es mi estación favorita, seguida del invierno.
La primavera está bien pero cuando empieza mi alergia ya no tanto y el verano, lo odio. Es curioso porque el verano me pone triste, las ciudades se vacían, los amigos se van, y el calor es tal que no se puede salir hasta caída la noche.
Ah, muy buena respuesta la de Iván, me he partido de la risa.
La entrada estupenda y lo comentarios aún mejor.
Saludos, Esperanza

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...