jueves, 8 de octubre de 2009

Recuerdo...

Recuerdo un baño de zinc, el agua hervía por el sol, me bañaba en el patio de la casa de mi abuela, el olor a azahar me atoraba la nariz y las abejas revoloteaban por el ambiente.

Salí del cálido baño, posé un pie en la toalla y sentí un dolor intenso, mi primera picadura de abeja.

Recuerdo también el olor viejo del jabón de mi madre mientras lavaba jirones de sábanas que usaban de pañales mis hermanos pequeños. Puedo sentir ahora sus manos sobre mi cara, sus manos rotas por el agua fría.

Y las campanas, las dichosas campanas que retumbaban incesantes cada hora los días que no iba al colegio.

Recuerdo un día de primavera jugando a las muñecas en medio del patio de mi casa familiar, le daba el pecho a una de ellas y me vi descubierta por todos…Me creí el centro del universo y sentí vergüenza.

14 comentarios:

Iván dijo...

Pero ahora no sientes vergüenza porque te situas en lugar de los que te obsevaron y te cae graciosisimo.
Por cierto tu nueva foto es original, pero estás reflejando tu habitual melancolía que hubiera desaparecido con una leve sonrisa.

ralladuradelimón dijo...

Hombre, Ivan, un poco de tregua!!! Jaja. Me ha encantado la entrada. Describes muy bien esos recuerdos, de forma breve, como pinceladas. Así es como suelen abornarnos. ¿Hay algo más bonito que sentir como inmediato y cercano algo que ocurrió hace tanto tiempo? Hablamos de recuerdos agradables, claro. A mí me ocurre con los olores, tienen una capacidad evocadora fuera de lo normal para mí. Me encanta viajar en el tiempo.

Anónimo dijo...

Preciosa entrada Eva, me ha encantado leerla.
Saluditos

Iván dijo...

Ya cambiaste la foto. Ahora si. se te ve felíz.

Shanty dijo...

Son lindos esos recuerdos de la niñez, donde la inocencia era nuestra bandera. Me ha encantado leer un mini historial de tu pasado.
Besos.

etcetera dijo...

Fue un ejercicio de escritura autómatica hecho en un curso de narrativa breve que estoy haciendo....muy interesante y terapéutico, sin duda.
Gracias por tus visitas.
Besos
EVA

Anónimo dijo...

Recuerdos preciosos de la niñez. Yo no recuerdo los olores, pero si ciertas sensaciones,como la del estropajo de cuerda que mi madre paseaba por mis rodillas para quitarme la mugre que se tatuaba cada día. También me metían en aquellos enormes barreños de zinc cerca de aquellas enormes cocinas de carbón para no pillar lo que ahora pillamos en las casas a 30º y si la lumbre estaba apagada, mi madre ponía un plato con alcohol de quemar y lo encendía...la técnología no estaba al día, pero eso sí, ibamos más limpios ....!!!
croquette

Iván dijo...

Eva, ¿Qué es una chacra y dónde está escrita su definición?
Dice Lara que tu me lo explicarás.

etcetera dijo...

No te entiendo y no sé a qué viene esa pregunta en esta entrada, pero si te refieres a "un" chacra...( no una chacra) hay muchas definiciones en internet...

etcetera dijo...

Dentro de poco voy a seleccionar bien los comentarios que quiero que aparezcan en mi blog...
He dicho.( y que no se me enfade nadie)

DINOBAT dijo...

Pero sentiste...

ralladuradelimón dijo...

Yo tampoco entiendo tal comentario en esta entrada. Lo siento, por la parte que me toca (comentarios de mi entrada).
Lara

Iván dijo...

Muchas gracias encanto.
He dicho.

Zaen dijo...

precioso el retazo, ese fragmento de tu vida infantil.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...