martes, 3 de noviembre de 2009

EL DESAPEGO. A tod@s los que amo....

Últimamente me han tachado de desapegada. Hasta yo misma me lo digo a veces, aunque siempre he sentido que no era algo negativo. En alguna época de mi infancia y de mi adolescencia me he recriminado serlo, pero cuando más siento que lo soy es ahora.
Pues bien, desde el cariño que me tengo y sin ánimo de desorientarme aún más de lo que estoy ahora, ni justificarme ante nadie, me permito aclarar ciertos aspectos que creo son relevantes en este concepto tan manido y que tantas veces me han lanzado de forma despectiva.
El desapego no significa dejar en la estacada o abandonar a las personas que quieres y amas. Muy al contrario, la persona que se desapega, aunque aparentemente está alejada, te desea todo lo mejor y lo expresa siempre con sus actos, de forma incondicional. Quien está desapegado ama igual que ama el que cree no serlo.
El desapego no es desentenderse de aquellos que tienes más cerca y te muestran todo su amor, es más bien, creo yo, dejar hacer a los que amas aquello que desean hacer en cada momento; dejar libertad de acción, pero sin tener que romper ningún lazo.
Para mí, desapego es independencia, pero no soledad ni esclavitud. Yo deseo estar desapegada pero amando con pasión, queriendo fielmente, estando ahí cuando ell@s me necesitan. Cuando intentas vivir con desapego te comprometes a vivir el momento presente, cosa fundamental en mi actual estado. A veces los demás no entienden tu postura, alejándose porque creen que ya no sientes nada por ellos.

En nuestras vidas hay que dejar que las cosas surjan o "resurjan" solas sin exigir ni forzar nada, y no tratar de controlar porque entonces es cuando se te escapan de entre las manos todos tus sueños.
¿Qué quiero lograr con el desapego actual?
Quiero conseguir serenidad, mucha paz interior y la capacidad de dar y recibir mucho amor sin agobios y sin falsas obligaciones impuestas por la sociedad, entre otras cosas. Un ejemplo claro es la imagen que la gente tiene de "ser pareja de alguien". Te apegas tanto, necesitas tanto a la otra persona, más que por amor por la necesidad de amor y el rechazo a la soledad, que acabas olvidándote del mundo que te rodea y te sientes encerrada. Perdonad si confundo, sólo me refería a cierto tipo de pareja, claro; lo ideal sería amar, compartir, pero sin control... "desapegadamente", porque cuando a "ser pareja" se le presuponen ciertas condiciones esclavizantes, los humanos tendemos a huir o buscar en otros la libertad perdida. No sé si alguien no me ha entendido, repito, el desapego no significa que no mires a los rostros de la gente que quieres, que no necesites verlos a menudo, que te sea indiferente lo que les ocurra o que ya no te vas a preocupar más por ellos, no, en absoluto. Aunque siempre hemos confundido el significado de esta palabra y la hayamos adornado con una pátina de desprecio, espero que todos hayáis entendido y sacado conclusiones.

Porque amigos, que yo me desapegue no significa que nada me importe, muy al contrario, ME IMPORTA TODO Y DEMASIADO, DIRÍA YO, por eso insisto en este tema, para que no haya equívocos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...