miércoles, 27 de enero de 2010

El horizonte que me espera

Enjugo con prisa mis lágrimas y observo el horizonte... un nueva perspectiva , con curvas insinuantes, se asoma a lo lejos. Sale a mi encuentro, ya puedo verla, hasta puedo oler el aroma que desprende su piel sin haberla conocido. Miro y me encamino rauda a su encuentro... ¿¿Qué sorpresa me espera ?? Eso será lo mejor... el FUTURO, el porvenir...

5 comentarios:

ralladuradelimón dijo...

¡Ése es el espíritu! No dudes que el futuro de curvas insinuantes se te insinuará en cualquier momento. ¿A qué huele su piel? ¿Y las nubes?

Anónimo dijo...

¡¡¡Aupa con todo!!! Sigue echando mas leña al fuego y sigue así de bien escribiendo.

Zaen

etcetera dijo...

Pronto sabré a qué huele esa perspectiva...a qué sabe y cómo susurra suave... me encantan las sorpresas y ésta será la mejor que he tenido en muucho tiempo, sin duda alguna...
Gracias por vuestras palabras...Mis ánimos están desbordados...
besos
E.T.

Verónica dijo...

No he podido evitar pensar que existe cierta contradicción en tus dos últimas publicaciones... En el post sobre la Castración, comentas que "tenemos que Ver Mejor aquello que tenemos cerca y no alejarlo", una semana después te encuentro anhelando un horizonte aún por descubrir. ¿No es ese el modo más habitual de llenar ese vacío constante que nos caracteriza?

Somos muy creativos a la hora de replegarnos, romper y alejar de nuestra vida todo lo que, de repente, consideramos insulso. Y, cada vez que lo hacemos, esperamos encontrar algo mejor y mucho más satisfactorio. Si no logramos llenarnos con otro nuevo deseo en cierto periodo de tiempo, hacemos exactamente lo mismo. Lo "alejamos" en el tiempo; lo vemos en el horizonte, esperándonos. Creo que, esa búsqueda constante de algo que nos complete(llámalo felicidad), es inevitable; no sabemos conformarnos y no queremos conformarnos.

Somos, como bien dices, "pozos sin fondo que solo por instantes parecen estar repletos". Y según yo lo veo, para tener una vida plena (si es que es posible tenerla) es necesario ir acumulando instantes de felicidad (aún vivos en nuestro recuerdo), y no detener nunca la búsqueda de nuevos instantes que acumular (visualizándolos en nuestro futuro gracias a la esperanza y la necesidad de sentirnos llenos de nuevo).

etcetera dijo...

Gracias por tu comentario, Verónica.
parece contradictorio..pero no lo es...
Verás... siento que hay que cuidar lo que tienes cerca...y eso he querido gritar a los que me tenían a mí cerca y me han sustituído por otras personas..no sé si me entiendes.
Lo que no puedo hacer, porque aunque quiera mucho a las personas que me han querido y seguiré haciéndolo siempre, es seguir esperando que decidan otra cosa...No, me niego a eso...ya no...Mi vida continúa y se me están abriendo puertas que debo atravesar si no quiero atascarme en el pasado...Y ESO NO PASARÁ JAMÁS... EL PASADO SERÁ SIEMPRE PASADO... Y AHORA TOCA MIRAR HACIA EL FUTURO Y VIVIR EL PRESENTE ( suena a tópico pero es lo cierto )
Me encanta tu comentario, lleno de esperanzas...como tiene que ser.
Cierto es que lo que tenemos que hacer es ser capaces de ser felices sin necesidad de que nadie te complete, porque yo no soy una media naranja de nadie...soy una naranja completa, y quiero encontrarme con otras naranjas, con otros ángeles, como yo, completos...con los que poder vivir cosas diferentes. Esa idea de completarnos con otros no deja de ser una idea romántica acuñada por la historia, pero idea también que frena nuestra evolución como seres individuales.
besos a tod@s
EVA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...