sábado, 29 de mayo de 2010

¿Síndrome de Diógenes?...No,no,no...


Últimamente tengo una necesidad imperiosa de tirar cosas. Para qué nos vamos a engañar, las cosas están para usarlas y si guardo por guardar “por si acaso” algún día pueda necesitarlas, pues no, no me compensa, porque tengo poco espacio en mi humilde morada y además me estresa mucho. Llevo pocos meses viviendo en un diminuto apartamento y si acumulo trastos que no uso “por si acaso”, pues con el tiempo podría convertirme en una de esas señoras que salen en las noticias por amontonan objetos inservibles durante años en su vivienda... el síndrome de Diógenes lo llaman, por un tal Diógenes de Sínope, filósofo contemporáneo de Aristóteles (s. IV a.c.), que era famoso por preconizar un modo de vida carente de lujos... Eso me tranquiliza porque lo que se dice basura no es precisamente lo que yo tenía en casa, y si analizamos bien a los que sufren este síndrome no deberían llamarlos así porque lo que apoya este filósofo es exactamente lo contrario de lo que estos enfermos hacen y lo que deberíamos hacer todos, aunque tengamos mucho espacio en nuestras viviendas habituales, que a eso lo llamo yo MIEDO AL VACÍO.

Si acumulo trastos que reposan sin más en cajas cerradas desde meses, incluso años, mi vida se siente desordenada y el equilibrio es lo último que quiero perder. Entre otras cosas arrojé a la basura unas alfombras que jamás pondría porque me hacen estornudar y que ni siquiera eran mágicas ni voladoras, que si lo hubieran sido aquí las tendría “por si” me daba por sobrevolar Madrid de punta a punta una de estas noches de veranito incipiente.

Tener cosas inútiles me paraliza las energías, me hace frenar todos los pasos que estoy dando ahora, me arrastra al pasado y me interrumpe todo progreso. Demasiado peso a mis espaldas. Yo, acostumbrada a los cambios, que en dos años me hice 4 mudanzas, ahora necesito ir ligerita de equipaje, preciso limpieza, me obligo a hacer ciertos cambios, pero con todo el placer del mundo. Recuerdo hace ahora 12 años, mi primera mudanza importante, en la que llevé a mi destino lo que entró en un coche, ni más ni menos...y os puedo confesar que fui muy feliz con tan poco, no necesitaba mucho para serlo, igual que ahora.

Aún no he concluido con mi limpieza energética y ya se me siento emocionada. ¿Por qué tanta emoción?... porque el acto de despejar mi vida de objetos del pasado y cachivaches inútiles me hace sentir bien conmigo misma y con mi presente. Todo esto hace que vea con más claridad qué quiero en mi vida y al liberar mi hogar de energías densas que se acumulan en esos trastos, mi vida también se barre por dentro, de camino mis pensamientos también se limpian. En estos casos dejo que lo nuevo entre y me impregne con su energía blanca, sin mancha, y a la vez creo un espacio propio preparado para que ocurran cosas nuevas y hermosas.

Bueno, y tal vez alguien haya recogido en estos días mis alfombras, y por qué no, en otras manos quizás se hayan convertido en voladoras, que no me importa, al contrario, lo que no me sirve a mí le servirá a otro, es la Ley de la compensación. Además, yo para volar no necesito una alfombra, me tengo a mí misma, despliego mis alas y salto al vacío más bello para rellenar mis pilas con sueños nuevos, pero muy presentes.

4 comentarios:

nieves dijo...

Ahora ya solo te falta RAPARTE la cabeza ó hacer un depurativo AYUNO que suelen ser los pasos siguientes ó previos- según por dónde se empieze-a cuando uno decide tirar y tirar trastos de antaño ( ayer tambien es pasado ) a la basura...... pero no sé yo sí a eso te atreverias darling evisssssss??? sería otra opción.....
mil besos

Etcétera dijo...

Jajajajaj...Nieves..muy buenas opciones para empezar de nuevo TODO.. Pero el rapado al cero me queda mortal. Lo del ayuno no lo descarto, ya lo hice en otras ocasiones.
A tirar lo de ayer sí me atrevo, pensamientos y basurilla mental que no sirven para nada.
Besos y gracias por tu comentario

laorejadepessoa dijo...

Creo que he sido yo quien ha recogido esas alfombras. Todavía están para volar miles de kms y a cientos de espacios por descubrir...Ya decía yo...Has hecho bien en soltar lastre...Estoy volando de maravilla, y en mágica compañia...
Continúa siendo feliz!!
Gracias,
Besitos de gominola

ralladuradelimón dijo...

Está bien eso de hacer limpieza, mi madre siempre dice que soy un poco urraca, que todo lo guardo. En tu caso, hablas de limpieza terapeútica, lo cual cumple doble función como el pato wc, limpia y desinfecta jejejeje...estoy de un tonto últimamente...voy a ver si sigo tu ejemplo y me doy una vuelta por los armarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...