jueves, 4 de agosto de 2011

AGOSTO...frío en el rostro...


Agosto, octavo mes del año...

Agosto ha comenzado para mí rompiendo hielos que se resistían al tiempo y al silencio. He utilizado piedras de suave tacto que han sido bendecidas en las aguas de un río, el RÍO; porque al fin y al cabo todos los ríos son un mismo río, mi río, el tuyo, el de todos los mortales que introducen los pies en sus aguas y alejan así los malos augurios, dejando sus plantas purificadas para poder emprender nuevos caminos.

Rasgando el hielo con uñas blandas he estado muchos días de sol y noches en vela, dando pequeños golpes, mansos y sutiles, para no despertar a las fieras que llevamos dentro. Con la persistencia de una gota de agua, el bloque frío se ha resquebrajado bajo mis pies descalzos que tropezaban una y otra vez con sillas, mesas y camas de hogares sin vida, para dejarme pasar, dándome la bienvenida con una sonrisa.

Ahora proyecto el mes de agosto para disfrutar madrugadas más frescas, mientras los días se acortan. No quiero que se pase, no quiero, por eso sonrío mientras mi pluma traza en un papel en blanco y por orden de preferencia, todas las cosas que en estos treinta y un día no quiero dejar de hacer. Llenaré las horas con LUZ PROPIA y cumpliré un nuevo ciclo para comenzar otro. Por inercia suelo contar mis años de vida por cursos escolares, y desde hace algún tiempo, nunca sé cómo arrancarán, ni los cursos ni los años. Pero en realidad en eso radica la gracia de este mes, en no tener ninguna expectativa más allá de esas treinta y una jornadas. No suelo pensar en el siguiente mes hasta que no se inicia. Ya me acostumbré, y mi piel se ha ido curtiendo con el tiempo y adaptándose a las nuevas necesidades que me surgen continuamente. Soy una superviviente y eso me gusta. Mi piel se ha hecho dura y capaz de soportar tempestades, y este mes, AGOSTO, el último mes de mi personal calendario, acaricia hoy mi rostro y me confiesa que no todos son iguales, que cada año un surco nuevo aparece tímido en mi rostro reflejado en el espejo, y yo, orgullosa, doy las gracias porque es una nueva lección aprendida.

¡El examen de septiembre lo apruebo con nota, seguro...!

"Quien en agosto ara, riqueza prepara" (Refranero popular)

6 comentarios:

laorejadepessoa dijo...

¡¡Bienvenida!! Seguro que apruebas, pero con nota...
Besitos

Anónimo dijo...

Agosto, agosto, un mes raro, ni calor, ni frío,y como dices, se termina un ciclo, para la gente que contáis de esa forma tan especial los años vividos. Deseo comiences un nuevo ciclo con toda la ilusión del mundo y que nadie te quite la alegría ni las ganas de avanzar. No te adaptes tanto, que lo hagan otros también, ya sé que eres delgadita y elástica, pero eso es una cosa y amoldarte demasiado al Mundo no es recomendable. Haz tu vida, ya el Mundo se encargará de amoldarse a ti, ya lo verás.
Besotes
L.

Anónimo dijo...

Este blog además de ser muy triste, es el blog de los anónimos y de las iniciales.
Quién teme tanto?
La autora?
Los que comentan?
Miedo a qué y de qué?
Levantad la cara y poned vuestros nombres; eso es alegría.
Cuándo reina la risa y la alegría todo cambia...

Etcétera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Etcétera dijo...

Gracias Oreja, seguro que apruebo con nota, eso está hecho, ya te digo, estoy haciendo un máster en comportamiento humano últimamente.
Gracias L. espero que el Mundo se amolde cuanto antes a mí y deje de zarandearme para que me dé cuenta de una vez por todas de ciertas cosas tan evidentes.
Y gracias anónimo, y bienvenida/o a este blog… la próxima vez intentaré escribir algo más alegre que despierte risas, me vendrá bien. Te agradezco que me hayas abierto los ojos. Es cierto que a veces comienzo a escribir y mi objetivo en principio es que sea algo con cierta comicidad; al final el resultado es algo tenebroso o triste... aprenderé de ello.

frantic dijo...

Vaya, me alegra ver que hay alguien más además de mí que empieza el año según el calendario escolar. Quizás por eso tengo una relación tan ambivalente con agosto. Por una parte me gusta porque la ciudad está desierta y todas las calles están a mi disposición, pero por otra parte está todo tan parado, que a veces tengo que acercar el oído a la tierra para ver si respira.

Pero llega septiembre y para mí es primavera.

http://masdelafrantic.blogspot.com/2009/09/septiembre.html

Por cierto, no te apures si tu blog suena triste. Por muy clara que una tenga la intención de escribir alegre, los sentimientos tienen vida propia y son quienes deciden cómo plasmarse. Vendrán días en que el peso que soportas se hará liviano, Manolo García dixit.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...