lunes, 2 de abril de 2012

Declaración de amor...



Al  amor viejo, al viejo amor…al amor de siempre.

Hace dos semanas fui a ver la película CLOSER ( 2004 ), con Julia Roberts, Natalie Portman, Jude Law y Clive Owen. La emitían en el Colegio de Psicoanalistas. Tras el visionado, tocaba debatir el largometraje. Me salí de la sala antes de que exprimiesen la película, pero me dio tiempo a escuchar algunos famosos complejos y el análisis del comportamiento irregular de los protagonistas. Cuando cogí confianza, levanté con timidez mi brazo, y haciendo alusión a la pregunta crucial “¿creen que algún personaje en esta película sabe amar?”, respondí que NO. Desde mi punto de vista, ningún personaje ama en esta película. La cinta supura necesidad de amar y recibir amor, y sobre todo mucho miedo a perder privilegios y sentirse solos y solas en este desierto que es a veces nuestra vida. Estos días reflexiono mucho sobre ese tema y me doy cuenta de la escasez de amor que tenemos, o mejor dicho, de lo mal que lo dosificamos y repartimos. En esta prescindible película se ve claramente lo que no es amor.

Lo mejor de la película es el piano de Philip Glass.



Sigo escuchándote a escondidas, de lejos; una queja sorda, una vieja pesadumbre. Me enfado conmigo misma por haberte descuidado. Te observo de reojo y mi afán por acercarme y tocarte crece. Quiero dibujarte siempre en lienzos nuevos, con toda mi alma, porque todo lo que te rodea es venerado por mí, y mi amor es tan limpio y sincero que a veces creo que moriré de amor, aunque ya morí por ti estando muy viva, y no me importó, ya que mi amor es definitivo, ilimitado, eterno. Tengo órganos suficientes para regalarte si alguna vez los necesitas para continuar respirando, porque no quiero que dejes de sonreír nunca. Haré lo imposible para que siempre lo hagas.

Te perdí un mal día por mi mala cabeza, por negligencia, tontamente. Sentí impotencia ante las circunstancias que nos acosaron, y cuando fui consciente de lo que estaba por llegar, fue demasiado tarde. Dicen que algunas pérdidas son imperdonables, pero no, nunca es demasiado tarde. No me permitiré perder más a mi cisne. Un cisne jamás abandona a su pareja. Confieso que mi amor por ti es crónico. Pero… ¿por qué se empeñan en querer curar algo como el amor? Es imposible aliviar aquello que no tiene remedio porque nació perfecto. No necesitas sanar si no tienes ninguna dolencia. Es imposible dejar de sentir y también imposible no demostrar amor si es verdadero. Si es real jamás tendrás que tratarlo con medicinas o mejunjes. Si  lo encontraste un día, no podrás buscar más porque sería inútil. Tampoco me llenará vacíos, porque el sentimiento es tan blanco que existe a pesar de mí misma. No me duele, no me mata. Sólo me mata y duele el exilio, tu ausencia, no el amor que siento por ti. Lo siento en silencios, en palabras sordas, en recuerdos conservados en botes de mermelada y copas de vino. 

Sigues escuchándome a escondidas, de lejos; mi queja también sorda, la vieja pesadumbre de siempre. Te enfadas contigo misma por haberme descuidado. Y mientras acaricias las cuerdas, me sigues cantando como siempre: “Sé que puedo cambiar esperando que algo deba cambiar. Hice el amor dentro de mí, si me escuchas lo comprenderás. Tengo el mundo en mis manos, nada ni nadie lo destruirá. Lo he guardado bien porque confío en quien me defenderá. Quisiera poder interrumpir, en un momento todo, poderte hablar solamente a ti, un INTERMEDIO sólo…”



- Te quiero muchísimo


- ¿Tanto como para irte otra vez?


- Tanto como para quedarme…. y esperar.


 (De la película: “La educación de las hadas”)





7 comentarios:

marta dijo...

nunca renuncias al amor... ni a escribir sobre ti y lo que piensas... gracias por compartirlo...

Anónimo dijo...

Sin palabras. El post como tu sentimiento: definitivo, ilimitado, eterno, inmenso ... Un amor blanco. Pero ¿ acaso existe otro tipo de amor? Yo creo que no. Yo creo que el resto son aproximaciones que derivan de la necesidad de amar (y ser amados), del miedo a perder privilegios o a sentirnos solos.

Un abrazo, amiga.
Laura

Anónimo dijo...

Lo que más me ha impactado ha sido lo de regalar órganos a la persona amada. El amor tan puro que describes emociona.
Besos
María

Lenteja dijo...

Holaaaa, chica del silbato y voz afónica... dices mucho escribiendo, pero que mucho mucho... aquí me quedo leyendo encantada. Qué bien que te encontré. ;)
Besos.Lenteja

Alson dijo...

La carencia de amor de esta sociedad (que hacemos entre todos mal que nos joda) es tan evidente que tratamos de normalizarla.
Interesantes tus blogs

Victoria dijo...

Te leo...
Cuánto sobre el amor...!!!???

chris dijo...

Estoy de acuerdo...el amor no llena vacíos...esos debes llenarlos de ti misma.

El amor de verdad...qié difícil es sentirlo...podemos pasar la vida enamorándonos y no llegar a sentirlo nunca. Ojalá nos toque a todas alguna vez experimentarlo en compañía...

Un abrazo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...