miércoles, 26 de septiembre de 2012

El otoño frío y tu calor...


                          "Sábanas" oleo de J. Enrique González
Continúo reflexionando sobre lo efímero de todo. Hasta hace dos días el calor  derretía mis ideas, y yo, a pesar de ser una empedernida friolera, pedí una tregua al Universo para poder afrontar este comienzo de curso con valentía y un poco de frescura. Esa frescura deseada ha irrumpido en mi vida con algunos cambios, unos esperados y otros buscados. Mis palabras al viento fueron escuchadas y ayer mismo, quizás me tildéis de exagerada, saqué el edredón para protegerme del frío. Me ovillé debajo y sonreí. Jugué contigo a que nos escondíamos del mundo. Encendí una pequeña linterna para poder ver con claridad tu rostro dulce, me apoyé en la almohada y caí rendida en un sueño muy profundo. Tus manos agarraron con fuerza las mías para volar juntas por el mismo cielo.  

El otoño se ha presentado de repente, soplando con fuerza para dejarme sin palabras. Tal vez el viento me las haya arrancado de cuajo, quién sabe, y deba esperar a que broten de mí  gracias a tu calor… tu calor, tu calor, tu calor. (Modo repetición)

A veces me gustaría no echarte tanto de menos, sería una buena señal.

11 comentarios:

chris dijo...

Esconderse del mundo...suena bien para un día de jornada laboral...quedarse olvidada bajo el edredón firmando en disidencia con esta vida que nos ha tocado vivir hoy...

Creo que tus palabras volverán cuando menos lo esperes...pero no pienses que sólo podrán volver con su calor...tú tenías ya muchas tuyas y muy hermosas antes de que llegara...

Un abrazo.

Etcétera dijo...

Sim, sim...la semilla está dentro de mí, y encierra mucha vida dentro, calor, frío, más calor... pero una semilla también necesita de calor externo para crecer. Ese calor que no me da el otoño, ése es el que necesito ahora.
Besitos
Etcétera

María dijo...

Querida Etcétera, el otoño se va a pasar como todo pasa. El viento sopla fuerte para ayudarte, ya lo dices tú, y desde aquí yo te doy otro empujoncito cariñoso para llevar con mucho ánimo esta estación que parece no gustarte mucho.
Besos
María

Anónimo dijo...

No te escondas bajo el edredón, sal de ahí y enseña al mundo tu sonrisa.También el otoño es efímero, pasarà.
Si sientes frío, abrigate con todo lo que te rodea.
Te deseo todo el calor del mundo.
Un placer saber de ti.
Un abrazo

Etcétera dijo...

Gracias por ese empujoncito, jaja... a ver si del impulso me pongo ya en noviembre, en diciembre... Y salto al invierno de repente.
No, no me gusta nada el otoño, a pesar de dejarnos preciosas estampas. yo soy de colorines, por eso serà, y me gusta llenarme con diferentes óleos. No lo puedo evitar, hay gente que tiene alergia en primavera y la detesta y yo quiero pasar volando por esta estación que me aplasta.
Lo más curioso es que me encara el invierno, así que no es sólo por el frío..... La luna, las estrellas, los astros, qué sé yo, pero me influye y punto.
Besos
Etcétera

Etcétera dijo...

Intentaré no esconderme, pero no te prometo nada, anónimo.
Gracias por tu coment.
Otro abrazo
Etcétera

Anónimo dijo...

...cada brisa que sentes sao beijos meus,não se vêm mas se sente o seu leve e doce dançar de brisa ....é bom sentir saudades,muito natural,poderei eu dizer,quando dois enamorados corações sentem em cada pequeno gesto,passeio,cheiro,brincadeira,momento,etc,a presença da sua outra metade é tão giro,tão giro...é divinal e 100% puro,leve e natural...adoro dias cinzentos,adoro colorir dias cinzentos com sorrisos e jogar as escondidas no edredon...porque é que um dia de chuva ou frio não pode ser tão gostoso como um dia de céu azul???
...daqui a pouco já escreves como um papagaio,coisas lindas e coloridas...simples mas magestosas...


Lu-na

Etcétera dijo...

Como un loro, no lo dudes, jaja.
Gracias por hacerme sonreír.
El color ceniza también es bonito...pero si lo mezclas con otros colorines el cuadro mejora
Besos de lluvia en otoño ( apropiados ahora )
Etcétera

Anónimo dijo...

Pues yo estoy harta de echar de menos, así que ahora quiero no hacerlo, y en ello estoy.
Nos vamos a pasar toda la vida de la misma manera....
Besos
P.V

alaSVerdes dijo...

Pienso que en esta etapa de tu vida, debería darte igual si el lugar en que te tocó vivir en este mundo está en un lluvioso otoño, en un gélido invierno, en una florida primavera o en un caluroso verano, no deberías mirar ni siquiera el almanaque, ni el día en que vives, ni las semanas, ni temperaturas, ni las lunas...nada... deberían darte absolutamente igual esos fenómenos que inevitablemente te acompañan...porque lo que en realidad importa en tu parece precioso caso es que te cojas de unas manos y te den por fin calor de nuevo.
Si te cojen, si te calientan, si te AMAN... qué más da la estación del año en que vivas, si la vida en si no es el tiempo que transcurre sino lo que se haga en él...
Piénsalo.
Lo que quieras.

Etcétera dijo...

Gracias, AlasVerdes, bienvenida a este lugar al que vengo poco últimamente.
Tienes razón. Los días deberían ser iguales sea otoño o primavera... aunque no lo puedo remediar, a las pajaritas como yo nos influyen las estaciones... Por eso algunas aves emigran a tierras màs cálidas.
Besos y abrazos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...