jueves, 6 de junio de 2013

Cuentos en sepia...


Homenaje a Borges.
Instalación del artista francés Christian Boltanski, en la Ex Biblioteca Nacional de Buenos Aires, donde Jorge Luis Borges fue Director.

Pues aquí estoy de nuevo, delante de la pantalla vacía, como siempre, temiendo que las musas, aburridas de mi vida, “quasi” contemplativa, me abandonen un mal día y se larguen a otra morada más cálida y acogedora.  Les prometí que sería por poco tiempo, que volvería llena de ideas, con los bolsillos bien cubiertos de sueños y de historias. Pero aquí me tenéis, con la mente llena de pajaritos dormidos, esperando que despierten de su letargo, y con la buena intención de machacar el teclado con más vida que nunca.

Una de las musas me dijo al oído que yo necesitaba acción, que estaba un poco harta de mí. Miedo me dio. Me puse a rebuscar como loca entre mis carpetas, y encontré relatos cortos, relatos menos cortos, relatos largos, historietas en general escritas por mí hace muchísimos años, hace poco tiempo, ayer mismo… historias inacabadas por falta de inspiración, quizá, qué sé yo.  A día de hoy, estos relatos comienzan a tomar cierto tono sepia.  He decidido  mimarlos, cuidarlos, besarlos  y abrazarlos.  Me sorprendí al releer párrafos que había olvidado. Otros me sobrecogieron con pensamientos que ni recordaba haber escrito, y algunos despertaron en mí  sentimientos encontrados al ver que estaban dedicados a personas muy, muy especiales de mi pasado. Llevan demasiado tiempo escondidos y a muchos de ellos les ha crecido mucho el pelo y las uñas. Unas grandes ojeras adornan sus ojos y hasta se les borró la sonrisa. Huelen a humedad, a oscuridad, a olvido… y eso no me gusta. Les he dado un primer paseo para que sus músculos comiencen a acostumbrarse al movimiento y he pensado en la necesidad imperiosa de darles un buen baño. Los pobres han sufrido mi indiferencia durante tanto tiempo que no sabían cómo llamarme. Me siento culpable por haberles abandonado así y ahora quiero recompensarles con una gran fiesta de luz y colores.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Yupiiii
Que bien!
Adoro ler o que escreves,embora não seja muito de comentar adoro saborear cada palavra tua...yes.

Muach
Muach
Muach

chris dijo...

Ese anónimo de arriba me suena ;-)

Me alegro de que desempolves los viejos escritos. Tal vez podrías hacer una sección, como la mía de los post olvidados. Ah!! y llenarla con los escritos, no como yo.

Un abrazo.

Etcétera dijo...

Corazón, tú quién eres? Jeje

Etcétera dijo...

Quiero recopilarlos, corregirlos, y editar un segundo librito.. Estos cuentos son de hace más tiempo, pero lo que más deseo es verlos juntitos. No es bueno separar a los hermanos y hermanas, que después se frustran, jaja
Besitos
Etcetera

Lenteja dijo...

Qué bien, se me va a juntar la segunda con la primera , tanda de relatos digo...
besos.Lenteja

nieves dijo...

Ayyyyy, las musas es que a veces son muy pesadas y revoltosas. Yo, ya no les hago ningún caso.
Besos
P,V

nieves dijo...

Las musas son tontas y no llevan razón...
Besos
P.v

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...