miércoles, 25 de enero de 2017

PAREJA EVOLUTIVA...


Fotografía de Lubélia Carvahlo

Para escribir este texto me he basado en una entrevista a Wagner Alegretti y Nanci Trivellato, profesor y profesora de la IAC y pareja evolutiva desde hace muchísimos años. Este tema siempre me ha interesado mucho.  Ofrecen un curso sobre el tema bastante interesante.
Pareja Evolutiva es un concepto acuñado por la Concienciología, o ciencia que estudia la CONCIENCIA, eso que somos realmente, que en algunos ámbitos llaman “alma” y en otros “espíritu” y que es la esencia de nuestro ser, lo que realmente somos.

Las personas andamos como locas por encontrar a alguien con la que vivir nuestras vidas de forma plena, pero muchas veces nos conformamos con rebuscar un relleno para la soledad y pasamos de un fracaso sentimental a otro sin cuestionarnos nada. La paciencia y el trabajo personal de cada cual harán que después de escudriñar en nuestras tripas, aceptar muchas de las cosas que somos y limar los flecos que nos desagradan de nosotras mismas, nos aborden seres humanos que realmente se correspondan con lo que siempre hemos deseado. Ser pareja evolutiva es nada más y nada menos que un grupo de personas ( casi siempre dos, aunque podrían ser tres, o cuatro... ) que comparten sus vidas y que tienen una visión similar de la misma, objetivos, ideas, emociones y por supuesto energías comunes, mucha afinidad en un tanto por cierto elevado, siempre con sus particularidades e individualidades, que se desarrollarán para que la pareja evolucione mejor. La tendencia a evolucionar en pareja es lo más importante en este caso.  Uno de los objetivos primordiales de la pareja evolutiva es emplear energía para que ambas partes crezcan y ayudar a que otras personas también lo hagan, es decir la ASISTENCIA. Desde que tengo uso de razón (evolutiva), y esto no hace mucho tiempo, unos cuantos años atrás, he observado que en mi programación existencial hay una meta primera que es la asistencia a otras personas, a través de mi trabajo y fuera de él. A veces, por circunstancias, me he alejado de ella, pero ahora vuelvo a tiempo y con fuerza para continuar mi programa. Asistencia sutil, pero asistencia. Y no me refiero a la ayuda material o aparentemente generosa del que da para recibir algo. No, hablo de la asistencia que casi no se ve, la que se ofrece sin pedir nada a cambio, sólo la recompensa del placer recibido en silencio, porque todo se retribuye, todo, lo bueno y lo malo.  La evolución en pareja por tanto puede ser posible. Dos personas que viven juntas y que destilan amor puro y lo dirigen hacia ellas mismas primero y hacia las que le rodean seguidamente es algo que debemos perseguir en nuestras vidas.  Pero no podemos confundir este término con el clásico “alma gemela”, porque este término concibe a la pareja como una única conciencia ( una fusión)  que se rompió en un momento dado y que sólo encontrará la felicidad si se vuelven a encontrar... pero no, la conciencia no se puede dividir, por tanto, las personas que buscan su alma gemela pueden llegar al naufragio una y otra vez ya que buscan con ahínco la perfección, el complemento a sus vidas y eso es difícil, por no decir imposible.

La esencia de la pareja evolutiva es algo mucho más inquebrantable y difícil de comprender que todo eso. Lo que subyace de todo lo que hasta ahora he dicho es quizá la verdadera esencia de la definición de pareja evolutiva: dos conciencias que probablemente ya fueron cómplices en otras vidas, compañeras en otra época de la historia, lo que hace que los lazos indestructibles que los unen sean más armoniosos y potentes. Por esa razón, por las vidas que ya se han vivido juntas, también el amor mutuo que sienten suele ser reconocido desde el primer encuentro, inexplicablemente familiar. Cuantas más vidas hayan vivido juntas unas conciencias, más armonía y aproximación desarrollarán en la presente vida.

Quiero terminar copiando unas palabras de Warner Allegretti. Él hace una comparación entre la pareja y una organización o negocio. Dice: “La pareja evolutiva se entiende como si fuese una sociedad entre dos personas, cuyos fines son AFECTIVOS Y EVOLUTIVOS. Si la sociedad vale la pena, o sea, si es más de 50% positiva para las dos personas, se continúa, pero si está dando pérdidas, entonces tal vez lo mejor sería evaluar esta sociedad”... 
Encontrar a tu socia ideal es de las mejores cosas que te pueden ocurrir en esta vida.. aunque la socia ideal sea sin duda una misma.



1 comentario:

Marian Ruiz dijo...

Hasta donde conozco a Nanci y Wagner, creo que hablan de lo que saben. Creo que sí, que ser pareja evolutiva es un alto modo de ser pareja y un alto rango en la evolución humana incluso porque como decía Antonine de Saint-Exupéry, amar no es mirarse a los ojos, sino mirar juntos en la misma dirección. Y si la dirección trasciende al pequeño núcleo, si la pareja siente que forma parte de un objetivo más amplio, son palabras mayores. Sospecho que para ello cada quien ha de tener resueltas más de un par de cosas con su propia individualidad.

Interesante aportación, Eva. Y ¡gracias por compartir esto tan especial! Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...